Esto es una prueba con la ñ y los acentos ò

Autor: Juan Segura Ferrer, pbro.                        Contacto: seculorum@seculorum.es

- LITURGIA CICLO C      CICLO B      CICLO A -      ORACIÓN Y PIEDAD -      PASTORAL DE LA SALUD -      TEMAS DE TEOLOGÍA -      AUTORES Y TEXTOS-

Recuperar domingos anteriores

                                                                                                                                                                                                     Catequesis de preparación al Bautismo

  Entra en facebook en <Juan Segura Ferrer>  y  <Cleofas de Emaus>   /   En blogger: <cleofasdeemaus2.blogspot.com.es>

   Hosanna al Hijo de David

  Domingo de Ramos. Ciclo -A-. 05 abril 2020.                                                                   Mateo 26, 14-27, 66

 

 

PASTORAL DE LA SALUD

Fichas de formación para agentes PS

1. La salud.

2. Los enfermos y la Parroquia.

3. La enfermedad y el sufrimiento.

4. El trato humanizador.

5. La Unción de los enfermos.

6. Los Sacramentos de los enfermos.

7. El Viático.

8. La visita pastoral al enfermo.

9. La escucha pastoral.

 

Otros temas de Pastoral de la Salud

* La salud es Cristo (1).

* La salud es Cristo (2).

* Los cuidados paliativos.

* Orar en la enfermedad.

 

 

PIEDAD

* Celebración de la Cruz.

* Via Crucis Tradicional.

* Via Crucis según San Mateo.

* Via Crucis según San Marcos.

* Via Crucis según San Lucas.

* Via Crucis según San Juan.

* Siete Palabras de Cristo en la cruz.

* Siete dolores de la Virgen María.

 

* Via Lucis.

 

* Novena de la Misericordia al Sagrado

corazón de Jesús.

 

* Via Pauli.

 

Canción "CAMINANDO CON JESÚS"

* Grabación completa.

* Versión playbak o karaoke.

 

EN SEMANA SANTA, VISITA LA SECCIÓN "PIEDAD":

CINCO VIA CRUCIS, CELEBRACIÓN DE LA CRUZ, SIETE PALABRAS, VIRGEN DE LOS DOLORES


  

SANTO TRIDUO PASCUAL

 

jueves santo de la cena del señor              oficio de la pasión del señor                vigilia pascual

 

   El calendario cuaresmal nos ha ido llevando, semana a semana, a este punto: el día en que comenzamos la Semana Santa. El Domingo de Ramos, en efecto, nos abre la puerta a toda una semana en la que vamos a rememorar y actualizar los momentos centrales de la vida y de la misión de Jesús: su pasión, muerte y resurrección. Sobre todo, no podemos perder de vista que no se trata solo de un “recordar” lo que sucedieron aquellos siete días en Jerusalén, sino que se trata de hacerlo presente en nuestro propio “hoy”, en nuestra propia vida y nuestra propia actualidad. Dios nos da de nuevo la ocasión de unir nuestra suerte a la de Jesús, de morir con él y resucitar con él; en una palabra: de renovar nuestra vida en su Pascua.

   La Buena Noticia de la Semana Santa consiste en ir descontando los días que faltan para celebrar la noche de Pascua, la victoria de Jesús, el plan de redención trazado desde antiguo, que pasa por la muerte y la resurrección del Hijo; así es Dios. Toda la Semana es como una alfombra, como una escalera, que culmina en la noche de Pascua. Nada de lo que se celebra los días anteriores tendría ningún sentido si no se lo diera el triunfo y el gozo de la resurrección. Cuando nos ponemos a subir una escalera, no tiene sentido quedarnos en uno de sus peldaños; si nos ponemos a subir es para llegar arriba; así, tampoco deberíamos comenzar la Semana Santa si no es para llegar a su punto más alto, a la meta que nos lleva, a la noche de Pascua.

   El Domingo de Ramos nos sitúa a Jesús ya en Jerusalén, dispuesto a lo que viene. Su entrada mesiánica en la ciudad es signo de su entrada triunfal en los cielos, junto al Padre. Esa misma celebración nos adelanta ya la pasión, que iremos desgranando los días sucesivos. Lunes, martes y miércoles santos la liturgia de la Palabra nos presenta los cánticos del Siervo en el profeta Isaías. También se ven el Domingo de Ramos y el Viernes Santo. Ellos nos dan el contexto teológico del significado de la pasión y la muerte del Señor. La obediencia, la fidelidad al Padre; la docilidad, la sencillez y humildad; la asunción de los pecados de todos y la remisión de los mismos; la víctima que se ofrece en sacrificio, como cordero, por el bienestar de los otros… y el triunfo final por la intervención especial de Dios.

   El Santo Triduo Pascual son, propiamente, Viernes y Sábado Santos y el Domingo de Pascua, aunque comienza ya con la vigilia del Viernes, que es la misa de la Cena del Señor al atardecer del Jueves Santo. En esos días está encerrado el núcleo de nuestra fe. Son acontecimientos históricos que, respondiendo al plan de Dios, han iniciado una nueva humanidad, reconciliada con Dios por el amor. Y todo ello, por la persona de Jesús, el Hijo sumiso, obediente y fiel, el gran Amor del Dios-Amor.

   Las tradiciones y la piedad popular nos llevan estos días ante los pasos de la pasión. Nos tocan el sentimiento y nos mueven a acompañar a Jesús y a María en momentos tan difíciles y complicados. Pero nosotros estamos llamados a eso y a algo más: a unir nuestro recorrido vital a la pasión y resurrección del Señor. Dios quiere que hagamos con él ese camino de muerte-vida para renacer a la gracia en su Resurrección. ¡Felices días!

P. JUAN SEGURA.



 

 

OTROS VÍNCULOS

DE JUAN SEGURA

 

AudioPredicacion (facebook)

CleofasdeEmaus2.blogger

cleofasdeemaus.blogspot

juansegura.es

juansegurablog

Fotografías

Vídeos You Tube

veozaragoza

 

V?CULOS EXTERNOS

Vaticano

Conf. Episcopal

Cáritas

Misiones

Manos Unidas

Taizé

Noticias Iglesia

Mundo Negro

Tierra Santa

Romereports

Dabar

 

 

LAS LECTURAS DE HOY

 

LECCIONARIOS ANTIGUOS

Leccionarios con los textos bíblicos anteriores a la última edición.

 

La mesa del domingo

   DOCUMENTAL CON EL COMENTARIO EVANGÉLICO (haciendo clic en la imagen) Reportaje: Mosaicos del Via Crucis. Azuara. España.                          

               

SI DESEAS RECIBIR AVISO EN TU CORREO ELECTRÓNICO CUANDO ESTÉ DISPONIBLE LA NUEVA REFLEXIÓN DE CADA SEMANA, ESCRIBE A <seculorum@seculorum.es> CON EL ASUNTO "SUSCRIPCIÓN"

 La Cuaresma es nuestro viaje hasta la Pascua. Tiene cinco etapas y finaliza en la Vigilia Pascual, junto a la fuente bautismal. 

 

Recomendado

El evangelio de San Mateo (el evangelista del ciclo -A-)

  También puedes encontrarme en Facebook, en la cuenta <Juan Segura Ferrer>, donde intentamos mantener viva la llama de la Palabra cada día.

   Declaración Universal de los Derechos Humanos. Artículo 18:

   «Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión; este derecho incluye la libertad de cambiar de religión o de creencia,

     así como la libertad de manifestar   su religión o su creencia, individual y colectivamente, tanto en público como en privado, por la enseñanza, la práctica, el culto y la observancia.»

                                                                                               

MUJER, ¿ESTÁS EMBARAZADA Y TE SIENTES ABANDONADA? PODEMOS AYUDARTE. HAY UNA ALTERNATIVA AL ABORTO. INFÓRMATE Y CONTACTA

                                                                                            Ain Karen Zaragoza: www.ainkaren.es

PUEDES CONTACTAR CON CUALQUIER SACERDOTE. ÉL SABRÁ QUÉ HACER PARA AYUDARTE. ESO PUEDE CAMBIAR TU VIDA... Y LA DE TU HIJO

 

 

 

 

 

   A PIE DE PÁGINA

España: La “progresía” de la vergüenza

   Según publicaba el diario El Mundo en su edición digital del 18 de enero, la fundación BBVA ha realizado un estudio sobre ciencia y tecnología en cinco países europeos: Italia, Reino Unido, Francia, Alemania y España. Una de las cuestiones abordadas mediante encuesta es si la gente cree o no que la ética debe poner límites a los avances científicos y tecnológicos. Los alemanes opinaron que sí en un 68% y los franceses en un 57%, Italia y Reino Unido también son favorables con porcentajes por encima del 50%; y España, tan solo España, se quedó en un 36%. En España solo uno de cada tres encuestados piensa que la ética debe aplicarse a los avances científicos y tecnológicos.

 

   Cabe preguntarse si los encuestados en España saben de qué va la ética, porque no es otra cosa que aquello que nos hace caer en la cuenta de que el ser humano y su dignidad -cualquier ser humano- está por encima de todo lo demás, su valor es absoluto. Así, la economía sin la ética, se convierte en la dictadura del dinero; la política sin la ética, se convierte en la dictadura del poder; el sexo sin ética, se convierte en la dictadura del hedonismo; el ocio sin ética, se convierte en la dictadura de la vagancia; el trabajo sin la ética, se convierte en la dictadura de la esclavitud; la libertad sin ética, se despoja de la responsabilidad y nos convierte en esclavos de nosotros mismos. Del mismo modo, la ciencia y la tecnología, sin ética, nos degradan. El ser humano debe estar por encima; ciencia y tecnología, como todos los demás campos de la vida y del saber, deben estar a nuestro servicio, y no para convertirnos en sus esclavos.

 

   Traducidos al lenguaje asequible a todos, los cuatro principios universales de la ética son: el respeto a la persona, la justicia, no hacer nada que procure el mal a la persona y hacer aquello que le proporciona el bien. Estos principios no admiten discusión porque son universales. Y enseguida nos damos cuenta de que la renuncia a ellos nos puede llevar al abismo. Pero dos de cada tres españolitos dicen que no les importa, que no pasa nada; qué vergüenza.

 

   Aquí oímos sin parar hablar de progresismo. Quienes tienen esa palabra siempre en la boca son quienes más prescinden de los valores de la ética; o sea, que han acuñado el significado de progresismo como aquello que no tiene freno alguno, ni siquiera el de la ética, que tiene como objetivo, la salvaguarda del ser humano y su felicidad. Más vergüenza.

 

   Chesterton, en su obra “Ortodoxia” afirma que “Progresar debería significar que siempre estamos cambiando al mundo para adaptarlo a un concepto. Y hoy progresar significa que estamos cambiando el concepto.” Y que, por tanto, “no estamos alterando lo real para adaptarlo a lo ideal. Estamos alterando el ideal: es más fácil”. La consecuencia es que miramos el presente con resignado asombro, pero que vemos por delante un futuro inquietante. ¿No vamos a la autodestrucción de nuestra propia especie?

 

Juan Segura.


 

  www.seculorum.es  ©juan segura ferrer. 2014