Esto es una prueba con la ñ y los acentos ò

Autor: Juan Segura Ferrer, pbro.                        Contacto: seculorum@seculorum.es

- LITURGIA CICLO C      CICLO B      CICLO A -      ORACIÓN Y PIEDAD -      PASTORAL DE LA SALUD -      TEMAS DE TEOLOGÍA -      AUTORES Y TEXTOS-

                                                                                                                         Catequesis de preparación al Bautismo

  Entra en facebook en <Juan Segura Ferrer>  y  <Cleofas de Emaus>   /                                                                       En blogger: <cleofasdeemaus2.blogspot.com.es>

   El Espíritu repuebla la faz de la tierra

  Domingo de Pentecostés. Solemnidad. Ciclo -A-. 31 mayo 2020.                                                   Juan 20, 19-23

 

 

PASTORAL DE LA SALUD

Fichas de formación para agentes PS

1. La salud.

2. Los enfermos y la Parroquia.

3. La enfermedad y el sufrimiento.

4. El trato humanizador.

5. La Unción de los enfermos.

6. Los Sacramentos de los enfermos.

7. El Viático.

8. La visita pastoral al enfermo.

9. La escucha pastoral.

 

Otros temas de Pastoral de la Salud

* La salud es Cristo (1).

* La salud es Cristo (2).

* Los cuidados paliativos.

* Orar en la enfermedad.

 

 

PIEDAD

* Celebración de la Cruz.

* Via Crucis Tradicional.

* Via Crucis según San Mateo.

* Via Crucis según San Marcos.

* Via Crucis según San Lucas.

* Via Crucis según San Juan.

* Siete Palabras de Cristo en la cruz.

* Siete dolores de la Virgen María.

 

* Via Lucis.

 

* Novena de la Misericordia al Sagrado

corazón de Jesús.

 

* Via Pauli.

 

Canción "CAMINANDO CON JESÚS"

* Grabación completa.

* Versión playbak o karaoke.

 

Siete semanas después del Domingo de Resurrección celebramos la solemnidad de Pentecostés y, con ella, se pone punto final a nuestro Tiempo Pascual. La venida del Espíritu Santo es la nueva creación que Dios hace con el misterio pascual de Jesucristo; es también el comienzo de la misión de la Iglesia; es la efusión de dones y de carismas; es la nueva presencia de Dios en el mundo hasta el fin de los tiempos; es la santificación de los discípulos; es el traspaso de los poderes de Jesús a su comunidad, y es la capacitación de los discípulos para comprender todo lo que Jesús les ha enseñado, a la vez que la fuerza que les hace superar sus miedos y sus rémoras para anunciar la Buena Noticia de Jesús inmolado y entregado, glorificado y resucitado.

Es el Espíritu Santo el que funda la comunidad de la Pascua. En verdad, la comunidad de discípulos no tiene entidad propia hasta que no recibe el Espíritu Santo. En la segunda lectura de la misa del día vemos la cita de la carta a los Corintios en la que Pablo desmenuza cómo es la acción del Espíritu Santo en los creyentes. Cada discípulo tiene una relación personalizada con él y recibe del Espíritu Santo los dones y carismas personalizados que el propio Espíritu ha decidido dar a cada uno. Pero San Pablo deja claras dos cosas; una es que lo que nos hace diversos, diferentes a unos de otros, es una misma unidad por la procedencia, precisamente, de esa propia diversidad; la otra es que todos los dones del Espíritu tienen como finalidad el bien común; no están para el aprovechamiento personal; tampoco están para alimentar diferencias y establecer jerarquías entre nosotros; no están para guardarlos recogidos y escondidos para que no se vean. Dios puede retirar a uno de los fieles un don específico que ha recibido del Espíritu Santo si hiciera un mal uso de él, si no diera frutos para el reino o si no se quisiera ejercitar por cualquier causa que se pudiera aducir.


El Espíritu Santo es la presencia de Dios actualmente en nosotros y en el mundo. Ha esperado hasta el tiempo final para ser el protagonista de la presencia divina en el mundo, como fruto de la Pascua de Jesús. La narración del evangelio de Juan que vemos en la misa del día de Pentecostés es la aparición del Jesús resucitado a los discípulos el propio día de Pascua. En esa misma ocasión, Jesús derrama ya el Espíritu Santo sobre ellos, soplando, exhalando su aliento tal y como Dios había hecho en el Génesis con aquel hombre que había creado del barro. Sin el Espíritu, somos seres inanimados, somos nada; pero con el Espíritu de Dios, insuflado en nuestros pulmones, somos hombres nuevos, la nueva humanidad de una nueva creación que resulta del nuevo pacto hecho por Dios con los hombres.

Puesto que el Espíritu Santo es Dios y Dios es el sumo Bien, todo lo de bueno que hay en nosotros procede del Espíritu Santo; todas las capacidades personales que vemos en cada uno de nosotros, proceden de la acción del Espíritu Santo en los discípulos de Jesús hoy. «Mira el vacío del hombre si tú le faltas por dentro, mira el poder del pecado cuando no envías tu aliento». El hombre, sin el Espíritu Santo, está, por tanto, vacío. Y aún más: al ser Dios, el pecado es incompatible con él; cuando el hombre se alía con el pecado es que ha abandonado al Espíritu Santo, es que ha abandonado a Dios, ha inutilizado los dones con que fue bendecido con anterioridad.

El Espíritu de Dios «doma el espíritu indómito, guía al que tuerce el sendero». Es decir, vence nuestras resistencias para llevarnos a Dios. Por eso es necesaria nuestra docilidad a él. Sin docilidad, podemos anular la acción de Dios en nosotros; por el contrario, si somos dóciles, él nos lleva a Dios, él nos conduce al Padre, él nos mantiene en su amor y en su fidelidad. Por tanto, la docilidad al Espíritu hace crecer el bien en nosotros, crecen el amor y la bondad con él; por el contrario, la falta de docilidad a él nos lleva al desamor, a las cosas que niegan la bondad que Dios ha sembrado en nosotros.

Como decíamos, hoy es el día en que cerramos el Tiempo de Pascua. Desde mañana, retomamos el tiempo ordinario. No perdamos de vista que todos los días de nuestra vida son el tiempo del Espíritu Santo. Es la forma que Dios ha elegido de estar siempre con nosotros, la forma que ha elegido para acercarnos a él, para hacernos personas constructivas y edificantes, discípulos que, en verdad, crecen cada día en conocimiento de Dios y en la comunión de vida con él.

P. Juan Segura.




 

 

OTROS VÍNCULOS

DE JUAN SEGURA

 

AudioPredicacion (facebook)

CleofasdeEmaus2.blogger

cleofasdeemaus.blogspot

juansegura.es

juansegurablog

Fotografías

Vídeos You Tube

veozaragoza

 

VÍNCULOS EXTERNOS

Vaticano

Conf. Episcopal

Cáritas

Misiones

Manos Unidas

Taizé

Noticias Iglesia

Mundo Negro

Tierra Santa

Romereports

Dabar

Servicio de Información Católica

 

 

LAS LECTURAS DE HOY

 

LECCIONARIOS ANTIGUOS

Leccionarios con los textos bíblicos anteriores a la última edición.

 

 

"CAINITAS". Novela de Juan Segura.

Pedidos en Amazon, La Casa del Libro, El Corte Inglés y Editorial Círculo Rojo.

 

La mesa del domingo

   DOCUMENTAL CON EL COMENTARIO EVANGÉLICO (haciendo clic en la imagen) Imágenes: Plaza Mayor de Salamanca. España.                        

               

SI DESEAS RECIBIR AVISO EN TU CORREO ELECTRÓNICO CUANDO ESTÉ DISPONIBLE LA NUEVA REFLEXIÓN DE CADA SEMANA, ESCRIBE A <seculorum@seculorum.es> CON EL ASUNTO "SUSCRIPCIÓN"

 La Pascua es el tiempo más importante para el cristiano. Dura 50 días, desde el Domingo de Resurrección hasta el de Pentecostés 

 

Recomendado

El evangelio de San Mateo (el evangelista del ciclo -A-)

  También puedes encontrarme en Facebook, en la cuenta <Juan Segura Ferrer>, donde intentamos mantener viva la llama de la Palabra cada día.

   Declaración Universal de los Derechos Humanos. Artículo 18:

   «Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión; este derecho incluye la libertad de cambiar de religión o de creencia,

     así como la libertad de manifestar   su religión o su creencia, individual y colectivamente, tanto en público como en privado, por la enseñanza, la práctica, el culto y la observancia.»

                                                                                               

MUJER, ¿ESTÁS EMBARAZADA Y TE SIENTES ABANDONADA? PODEMOS AYUDARTE. HAY UNA ALTERNATIVA AL ABORTO. INFÓRMATE Y CONTACTA

                                                                                            Ain Karen Zaragoza: www.ainkaren.es

PUEDES CONTACTAR CON CUALQUIER SACERDOTE. ÉL SABRÁ QUÉ HACER PARA AYUDARTE. ESO PUEDE CAMBIAR TU VIDA... Y LA DE TU HIJO

 

 

 

 

 

   A PIE DE PÁGINA

España: La “progresía” de la vergüenza

   Según publicaba el diario El Mundo en su edición digital del 18 de enero, la fundación BBVA ha realizado un estudio sobre ciencia y tecnología en cinco países europeos: Italia, Reino Unido, Francia, Alemania y España. Una de las cuestiones abordadas mediante encuesta es si la gente cree o no que la ética debe poner límites a los avances científicos y tecnológicos. Los alemanes opinaron que sí en un 68% y los franceses en un 57%, Italia y Reino Unido también son favorables con porcentajes por encima del 50%; y España, tan solo España, se quedó en un 36%. En España solo uno de cada tres encuestados piensa que la ética debe aplicarse a los avances científicos y tecnológicos.

 

   Cabe preguntarse si los encuestados en España saben de qué va la ética, porque no es otra cosa que aquello que nos hace caer en la cuenta de que el ser humano y su dignidad -cualquier ser humano- está por encima de todo lo demás, su valor es absoluto. Así, la economía sin la ética, se convierte en la dictadura del dinero; la política sin la ética, se convierte en la dictadura del poder; el sexo sin ética, se convierte en la dictadura del hedonismo; el ocio sin ética, se convierte en la dictadura de la vagancia; el trabajo sin la ética, se convierte en la dictadura de la esclavitud; la libertad sin ética, se despoja de la responsabilidad y nos convierte en esclavos de nosotros mismos. Del mismo modo, la ciencia y la tecnología, sin ética, nos degradan. El ser humano debe estar por encima; ciencia y tecnología, como todos los demás campos de la vida y del saber, deben estar a nuestro servicio, y no para convertirnos en sus esclavos.

 

   Traducidos al lenguaje asequible a todos, los cuatro principios universales de la ética son: el respeto a la persona, la justicia, no hacer nada que procure el mal a la persona y hacer aquello que le proporciona el bien. Estos principios no admiten discusión porque son universales. Y enseguida nos damos cuenta de que la renuncia a ellos nos puede llevar al abismo. Pero dos de cada tres españolitos dicen que no les importa, que no pasa nada; qué vergüenza.

 

   Aquí oímos sin parar hablar de progresismo. Quienes tienen esa palabra siempre en la boca son quienes más prescinden de los valores de la ética; o sea, que han acuñado el significado de progresismo como aquello que no tiene freno alguno, ni siquiera el de la ética, que tiene como objetivo, la salvaguarda del ser humano y su felicidad. Más vergüenza.

 

   Chesterton, en su obra “Ortodoxia” afirma que “Progresar debería significar que siempre estamos cambiando al mundo para adaptarlo a un concepto. Y hoy progresar significa que estamos cambiando el concepto.” Y que, por tanto, “no estamos alterando lo real para adaptarlo a lo ideal. Estamos alterando el ideal: es más fácil”. La consecuencia es que miramos el presente con resignado asombro, pero que vemos por delante un futuro inquietante. ¿No vamos a la autodestrucción de nuestra propia especie?

 

Juan Segura.


 

  www.seculorum.es  ©juan segura ferrer. 2014